miércoles, 9 de agosto de 2017

Ha fallecido Salvatore Cirmi, ex-presidente de la COM

El pasado 7 de Agosto falleció Salvatore Cirmi quien fuera presidente de la Confederación Ornitológica Mundial (http://www.conforni.org/)  desde Enero del año 2007 hasta el año 2016.  Cirmi, de 70 años había sustituido a  Kees Maandag en la COM y era además un baluarte dentro de la federación ornitología italiana (https://www.foi.it/)  donde había sido nombrado presidente honorario. Debido a su delicado estado de salud, durante el mundial del 2016, celebrado en Matosinhos (Portugal), la COM escogió al portugués Carlos Ramoa como presidente de la COM por un período de tres años. Cirmi había enfermado gravemente desde finales del año 2015, habiendo llegado a estar en coma y mantenido artificialmente con vida hasta que unas semanas más tarde comenzó una lenta recuperación.




Video dedicado a Salvatore Cirmi (FOI 2016) https://www.youtube.com/watch?v=kFxfcsNSTtk)







Galería de Fotos de Salvatore Cirmi























































Septiembre de Campeones, Octubre de Perdedores

Ayer 7 de agosto separé los primeros 3 primeros pichones del 2017, muy temprano, es cierto, pero ya estaban muy adelantados. Lo más temprano que había separado en años anteriores fue el 26 de agosto de 2012. Estos independizados prematuramente de aquel entonces obtuvieron muy buenos resultados en los concursos incluyendo aquellos que se celebraron en diciembre.  Ya se ha señalado en varias ocasiones que el proceso de enjaule de los canarios timbrados es un proceso que debe gestionarse de manera individual ya que cada ejemplar experimenta su propio proceso de maduración.

Naturalmente, un proceso de enjaule gradual y prematuro necesita de dos requisitos que no son despreciables por parte del canaricultor: espacio y tiempo. Espacio para poder ubicar las maletas y jaulas individuales al mismo tiempo que las voladeras, es importante que los pichones recién enjaulados estén en el mismo reciento donde se encuentran las voladeras, obviamente, si ya el pichón presenta defectos en sus esbozos de canto debe ser descartado inexorablemente. El factor tiempo es también crítico ya que hay que “sentarse” a escuchar a los pichones recién enjaulados así como observar su nivel de energía y estrés, especialmente en las primeras 48 horas, actuando oportunamente frente a la presencia de cualquier anormalidad.

No enjaular cuando el canario está listo encierra un doble riesgo: es muy probable que el ejemplar se encele, degenerando su canto, no solamente perdiéndose la oportunidad de que concurse sino perdiendo también el ejemplar en sí. Un ejemplar enjaulado prematuramente debidamente gestionado puede ser útil durante los dos primeros meses de concursos pudiendo ser relevado posteriormente por otros ejemplares desarrollados más tardíamente. Un ejemplar abandonado a su suerte en la voladera, es muy posiblemente un ejemplar perdido, con el riesgo que arrastre en su caída al resto de machos en su voladera.


No es fácil discutir este tema del tiempo ideal para enjaule, y muchos criadores experimentados tienen su metodología que ejecutan con rigor, quizás sin el debido análisis o asumiendo las pérdidas de alguno ejemplares que en la voladera presentaban un canto rico en giros de diversa dificultad y al ser enjaulados recortan, repiten y simplifican su repertorio. Los responsables de que esto suceda son los propios criadores y el manejo que hagan con los ejemplares, no son los ejemplares. Es por esto por lo que se debe criar el número de ejemplares que se puedan gestionar de acuerdo con el tiempo y espacio. Hay muchas metodologías para un enjaule correcto y el criador debe escoger aquella que más le convenga porque en esto de la canaricultura de canto cada uno debe hacerse un traje a la medida de sus circunstancias.

lunes, 3 de julio de 2017

Factores que aceleran la evolución del canto

Asumimos basados en las observaciones de varios años que la transición a la madurez sexual (correlacionada en forma directa con la evolución de la adquisición del canto) una muestra de pichones de canarios sigue una distribución normal estandarizada en la cual se observa que: un 10% de pichones se retrasaran con respecto a su proceso de maduración normal, un 80% presentará una evolución normal y un 10% se adelantará con respecto al resto.

Para darle un enfoque pragmático significa que tenemos poder de actuación mediante una apropiada gestión como criadores sobre el 90% de los pichones con énfasis en el 80% que experimentará un proceso de maduración normal. Sobre el 10% que se adelanta sólo es posible actuar si mantenemos una observación continua y se toman rápidas medidas que en la mayor parte de los casos son mitigantes y de prevención para evitar efectos negativos sobre la mayoría del grupo.  Estas medidas con respecto al grupo que se adelanta persiguen lograr silenciarlo en su repaso, mediante la introducción de un elemento generador de estrés para evitar su influencia sobre el resto del grupo.
En lo que respecta a la correcta gestión del resto del voladero, el objetivo es la creación de condiciones que permitan el desarrollo de los ejemplares en los tiempos previstos (para canarios de canto usamos un periodo referencial de entre 6 y 7 meses) aislando proactivamente las posibles incidencias. No hay que olvidar que un voladero, en la canaricultura de canto, es un ambiente creado artificialmente por el criador destinado a gestionar la muda y a cristalizar el potencial genético del ejemplar mediante la educación (sea esta positiva o negativa).  De igual manera, no se debe olvidar que dentro del grupo que evoluciona hay diferentes estadios de maduración y que cada ejemplar presenta diferencias menores en su progreso sobre las cuales deberíamos actuar en forma individual pero que por razones pragmáticas (i.e. restricciones logísticas como la disponibilidad de espacio) lo hacemos de manera colectiva a la hora de enjaular. Entre los factores que deben ser gestionados se destaca:

Gestión de la iluminación: se preferirá la luz solar indirecta a la artificial, un exceso de iluminación acelera negativamente la evolución del ejemplar precipitando la cristalización del canto. Un exceso de penumbra tampoco es conveniente ya que, aunque pareciera favorecer el aprendizaje encierra el riesgo de la ralentización del desarrollo y un mayor riesgo al exponer al ejemplar a variaciones de iluminación. En resumen, luz indirecta solar de baja intensidad permitiendo a los pichones experimentarla de acuerdo con la evolución del día proporcionándoles periodos de tiempo para el repaso.

Densidad de ejemplares por voladera: esta es una variable por demás interesante ya que solo he podido establecer conclusiones sobre voladeras de un 90-100 centímetros de longitud, sobre voladeras de mayor tamaño (y quizás no muy apropiadas para la educación) no puedo correlacionar el proceso de maduración con el número de ejemplares alojados. En una voladera de 90 a 100 centímetros,  el número de ejemplares idealmente debería ser cercano a 10, un número mayor de ejemplares induce un nivel de interacción social mayor, favorece el picaje y resta tiempo para la retroalimentación auditiva del ejemplar. Se deben proporcionar un nivel adecuado de posaderos que permitan a todos los ejemplares descansar sin necesidad de disputar espacios. En particular uso posaderos de 5 centímetros estratégicamente distribuidos por la voladera.  Se destaca también que un número bajo de ejemplares por voladera acelera la maduración de los ejemplares. En cuanto a la distribución sexual no encuentro correlación con el proceso de maduración, aunque tengo por costumbre dejar un número equivalente de machos y hembras distribuidos por cronología de nacimiento. La excepción de la regla es la aparición de alguna hembra cantora, que en cuanto observo remuevo sin contemplación.

Alimentación: La alimentación debe ser muy balanceada con cuidado de regular el suministro de semillas grasas y el de pasta de cría. Se debe evitar el cañamón y limitar semilla negra y bastar aquella que acompaña a la mayoría de los pastones. En cuanto al pastón suministrárselo un máximo de 2 o 3 veces a la semana. Suministrar vegetales y frutas, vitaminas y complementos minerales en su justa medida (BIPAL es una excelente opción), una alimentación con exceso de grasas ocasiona trastornos en el desarrollo del ejemplar y en combinación con una política incorrecta de suministro de vitaminas inducir una muda anormal o el reinicio del proceso de muda.

Cambios de micro y macro-ambientes: el cambio de ejemplares entre voladeras o el movimiento de voladoras puede inducir mudas extemporáneas o cambios en el comportamiento del ejemplar con repercusión en su normal evolución.



jueves, 8 de junio de 2017

Los canarios de Midway

Midway

Midway
En el noroeste del archipiélago de Hawái a unos 1600 kilómetros de Honolulu la principal ciudad hawaiana se encuentra el atolón de Midway conformado por tres pequeñas islas de formación esencialmente arenosa: la isla Sand, la isla Eastern y la isla Spit con extensiones de 1200, 334 y 6 acres respectivamente (unos 6.5 kilómetros cuadrados). El atolón, que se encuentra equidistante entre Asia y Estados Unidos (de ahí su nombre; Midway) es célebre por haber sido el escenario de una cruenta batalla en junio de 1942, entre las fuerzas del Imperio del Japón y las de los Estados Unidos de América. Esta batalla conocida como la batalla de Midway se constituyó en un claro triunfo para los Estados Unidos al lograr derribar 250 aviones y hundir 4 portaaviones japoneses.  

Para los japoneses la toma de estos diminutos islotes tenía especial relevancia al ser un hito para el dominio del Teatro de Operaciones del Pacífico.

Atolón de Midway
Hasta 1993, Midway perteneció a la fuerza aérea estadounidense, en la actualidad posee una población flotante de alrededor de 50 personas, la mayor parte de ellas perteneciente al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (US Fish and Wildlife Service, USFWS). Midway posee, además, una pista de aterrizaje en perfecto estado que puede ser utilizada en caso de emergencia por parte de aviones en rutas transoceánicas.

Mucho antes de que se librara la batalla e inclusive de que estallara la primera guerra mundial, en el año de 1903 arribó a la isla de Sand la compañía de Cable del Pacífico Commercial Pacific Cable Company) con el objetivo de establecer las operaciones de telegrafía. Su gerente de operaciones de la época describió la árida y arenosa isla como poco favorable para la habitabilidad humana, iniciando un proceso de introducción de cientos de especies de flora y fauna. Además, se trajo tierra de Honolulu y Guam con la finalidad de crear cultivos de vegetales frescos y mejorar el aspecto de aridez de la isla. Esta tierra recién traída, vino acompañada de algunos nuevos huéspedes en Midway: hormigas, cucarachas, lombrices, termitas, ciempiés y muchos otros insectos que de otra manera jamás hubieran poblado aquellas remotas y desérticas islas.

Los canarios de Midway

Canario de Midway
Daniel Morrison, que fue el superintendente o responsable operacional de la isla en aquellos años (desde 1906 hasta 1921) adquirió un par de canarios de la tripulación del S.S. Siberia en el puerto de Honolulu llevándolos a Midway, colocándolos a criar en enero de 1910. Aquella pareja produjo 11 pichones en tres puestas a los que se mantuvo en jaulas hasta julio ya que había un grupo de gatos problemáticos habitando en los escasos matorrales de la isla. Estos gatos eran muy desconfiados y extremadamente difíciles de matar. Una vez que se eliminaron todos los gatos de la isla y que Morrison adquiriera un par de canarios adicionales liberó a los 15 ejemplares. Al principio, los pichones, todos de plumaje amarillo pálido, regresaban al anochecer para alojarse en sus jaulas, pero transcurrido un tiempo se acostumbraron a su recién otorgada libertad. 

Aquellos canarios comenzaron a anidar en diciembre, una de las parejas anidó en una esbelta casuarina cercana a los edificios naciendo tres pichones de sano aspecto pero que perecieron a los pocos días en una noche de fuerte vientos y baja temperatura. 




Poco después los canarios habían dispuesto varios nidos que albergaron a un buen grupo de pichones que frecuentemente visitaban las zonas de alimentación dispuestas en varias zonas de la minúscula isla. Se sucedieron varias nidadas que al final lograron contabilizarse en unos 60 ejemplares. Algunos de estos ejemplares fueron liberados en otras islas cercanas pudiendo sobrevivir por apenas un par de semanas. Para 1922 la población de canarios de Midway había superado los mil ejemplares, la población permaneció estable hasta 1945 cuando sufrió una merma considerable reduciéndose a sólo 30 ejemplares al introducirse involuntariamente ratas en la isla, plaga que no solo afectó a los canarios sino al resto de las aves y del frágil ecosistema de la isla. Sin embargo, algunos ejemplares lograron sobrevivir gracias a la presencia de casuarinas (Casuarina equisetifoliaun árbol del pacífico, también introducido a la isla y de aspecto semejante al pino canario). Las casuarinas, usadas como rompe-vientos en la isla y ya con cierta altura desarrollada, permitieron a los canarios anidar en áreas fuera de alcance de las ratas y de esta manera sobrevivir.


Canarios de Midway




Casuarina(Casuarina equisetifolia)
En el año 1978 se logra eliminar a la totalidad de las ratas ocasionando que la población de canarios se contabilizara en 572 en 1999 y de hasta 2500 ejemplares en el año 2001. En el 2011, año en que ocurrió un tsunami en el atolón que mató cientos de miles de aves marinas (más de 110.000) se contabilizaron 675 ejemplares conservándose estable el número de ejemplares hasta los momentos. La población de canarios de Midway, con más de 100 años de supervivencia y obtenido a partir de unos pocos ejemplares criados en cautividad es el único caso exitoso de reintroducción del canario (Serinus canaria) en otros ecosistemas. 


La introducción en Bermuda tuvo un éxito parcial de varios años que terminó infelizmente al eliminarse los bosques de cedros en la isla. El éxito de la supervivencia en libertad de los canarios de Midway fue cristalizado por varios factores críticos: la eliminación de los depredadores, el suministro de alimentos en varias áreas de las islas, la introducción de otras especies como la casuarina, el clima estable durante todo el año de la isla y el empeño de los habitantes de la isla en apoyarlos y conservarlo como uno de los representantes emblemático de las aves de la isla.

Otra observación importante es que a pesar de haber transcurrido más de 100 años, los canarios de Midway conservan aún en su mayoría su color amarillo pálido. 

Canario de Midway



Miles de Albatros colonizan el atolón de Midway


Midway es también un refugio de tortugas marinas


Canarios de Midway